Apuesta de largo plazo

Por Venezuela Real - 28 de Noviembre, 2008, 11:54, Categoría: Petróleo/Energía

Alejandro Hinds R.
TalCual
28 de noviembre de 2008

Aunque prevén dificultades económicas para el próximo año, Pedro Palma y José Manuel Puente aseguraron que el Gobierno puede "correr la arruga" hasta 2010, esperando que una recuperación de los precios del petróleo evite la crisis

Desaceleración del crecimiento económico, restricciones en el acceso a divisas y mayor inflación serán las principales consecuencias de la crisis financiera internacional en Venezuela, coincidieron los participantes en el foro "Perspectivas 2009. El país después de las elecciones", realizado ayer por el Instituto de Estudios Superiores en Administración (IESA).

Pedro Palma, economista y profesor del Centro de Finanzas del IESA, explicó que es inevitable que la crisis global tenga un impacto significativo en la economía venezolana, porque ésta depende hoy más que nunca del petróleo. Y el crudo –recordó– se está cotizando actualmente "a un tercio del valor que tenía hace apenas cuatro meses".

Esta caída abrupta de los precios del petróleo provocará dificultades en las cuentas externas del país. Los cálculos de Palma apuntan a que el superávit en la cuenta corriente se reducirá de casi 48.000 millones de dólares este año –tomando como cierta la cifra de producción que ofrece Petróleos de Venezuela (Pdvsa)– a poco más de 2.500 millones en 2009.

La situación sería más grave si las estimaciones se hacen con los datos de producción de crudo que maneja la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

En ese caso, indicó el economista, la cuenta corriente venezolana pasaría de un superávit de 20.000 millones de dólares en 2008 a un déficit de 12.500 millones el próximo año.

LUCES ROJAS

José Manuel Puente, economista y profesor del Centro de Políticas Públicas del IESA, señaló que las consecuencias locales de la crisis internacional se sumarán a tres variables internas que calificó como "luces rojas en el tablero".

Ellas son la contracción de la actividad petrolera, la alta inflación y la gestión fiscal deficitaria.

Puente recordó que el producto interno bruto (PIB) del ! sector petrolero se contrajo en 2006 y 2007, lo que implica menor producción y exportación de crudo.

Los problemas operativos, las fallas gerenciales y la ausencia de inversiones son –según este economista– las causas fundamentales del deterioro de la principal industria del país.

En cuánto a los niveles de inflación, Puente indicó que lo más grave es que está concentrada en rubros esenciales en los patrones de consumo del venezolano y que es más alta en el estrato más pobre.

Precisó, además, que el hecho de que los productos nacionales aumenten más que los importados desestimula al sector manufacturero local.

La gestión fiscal, por otra parte, es motivo de preocupación para el economista porque este Gobierno siempre ha gastado más de lo que recibe. Incluso entre enero y agosto de 2008, cuando los precios del petróleo estuvieron en máximos históricos, las cuentas gubernamentales tuvieron un déficit de 15,7 millardos de bolívares fuertes.

MÁS RESTRICCIONES

A pesar de las dificultades económicas que previeron para el próximo año, Palma y Puente coincidieron en que el Gobierno nacional tiene diversas alternativas para manejar la situación. Una de ellas es la devaluación de la moneda.

Ambos economistas consideran, sin embargo, que esta medida se aplicaría en forma indirecta.

Palma descartó un desmantelamiento del control de cambio. Estimó que las autoridades optarán por un régimen oficial diferenciado para el acceso a divisas o por la negación de dólares para la importación de productos que no son de primera necesidad. Las dos alternativas representarían, en su opinión, "una devaluación de facto".

Puente confirmó que las restricciones, formales o informales, en la entrega de divisas serán una de las opciones que el Gobierno tomará en cuenta para compensar la reducción de ingresos provocada por la caída del precio del petróleo.

Otras alternativas a la mano, dijo, son aumento del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y reedición de tributos como el débito bancario.

El economista advirtió, sin embargo, que cualquiera de estas opciones tendrá como consecuencia un aumento de las presiones inflacionarias. Palma también reconoció que estas medidas, y en especial las dificultades para acceder a monedas extranjeras, tendrán ese efecto, por lo que estimó que la inflación llegará a 40% el próximo año.

CORRER LA ARRUGA

Pero antes de recurrir a estas medidas de ajuste económico –indicó Puente– las autoridades pudieran decantarse por una alternativa más arriesgada: gastarse las reservas internacionales del país y los recursos acumulados en los diferentes fondos creados en los últimos años para "correr la arruga" de la crisis hasta el 2010.

Las reservas internacionales tienen actualmente 39.000 millones de dólares, según el Banco Central de Venezuela (BCV). Buena parte de esos recursos deberán ser transferidos al Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden) al cierre del año, luego de que se determine –como establece la ley del ente emisor– el nivel óptimo de reservas para el país.

En los otros fondos gubernamentales es difícil determinar cuánto queda disponible, porque las autoridades no rinden cuentas sobre cómo usan ese dinero, pero los dos economistas calculan que la cifra oscila entre 15.000 millones y 30.000 millones de dólares. Con estos recursos, explicó Palma, pudiera plantearse un escenario similar al de 1988.

Ese año, recordó, el presidente Jaime Lusinchi "raspó la olla" para disimular la crisis y dejar el problema al Gobierno siguiente. Esta vez se trataría de maquillar la situación con la esperanza de que en 2010 vuelvan a subir los precios del petróleo. El riesgo, advirtió, es que si el valor del crudo no se recupera, la crisis sería peor.

BUENAS NOTICIAS

Tomando en cuenta la volatilidad del mercado petrolero, lo que dificulta pronosticar cuál será su comportamiento, el escenario planteado por Palma y Puente puede sonar demasiado arriesgado. Pero Luisa Palacios, directora de la consultora Medley Global Advisors, estimó que una recuperación importante de los precios del petróleo para 2010 es posible.

Ya los agentes económicos prevén, de hecho, que en el segundo semestre del próximo año habrá un repunte del crudo. Palacios citó dos encuestas recientes, una entre corredores de mercado y otra entre analistas bancarios, que ubican el precio promedio para 2009 entre 63,3 y 75,4 dólares. Esto llevaría el valor de la cesta venezolana a entre 54,3 y 66,4 dólares.

Estas previsiones al alza dependerán, sin embargo, de hasta dónde llegué la crisis financiera y cuánto sea su impacto en la economía real. Esto porque el petróleo se ve afectado tanto por su condición de activo financiero como por ser una materia prima cuyo precio depende –como el de todas– de la relación entre oferta y demanda.

En todo caso, explicó Palacios, la perspectiva a largo plazo favorece el alza de los precios petroleros.

En especial porque el bajo valor actual ha hecho que se pospongan inversiones que son necesarias para cubrir el crecimiento de la demanda que se producirá cuando la economía mundial comience a recuperarse de la crisis.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog