Sólo medio millón

Por Venezuela Real - 28 de Noviembre, 2008, 20:37, Categoría: Política Nacional

Gerardo Blyde
El  Universal
28 de noviembre de 2008

El compromiso: dar el máximo esfuerzo para cambiar el estado de abandono y desesperanza

Se levanta una Venezuela distinta a la que existía antes del 23N. Sin duda, es una Venezuela mucho mejor que la que se tenía. La mitad de los que votaron lo hicieron por Chávez a través de sus candidatos; la otra mitad no lo hizo, pasando por encima de las amenazas proferidas por el Presidente-candidato durante dos meses seguidos.

Desde la inhabilitación de Leopoldo López hasta la decisión en plena campaña de revocar la inscripción de Eduardo Lapi, que aseguraban el triunfo conforme a todos los estudios de opinión, señalaban que el chavismo temía no salir bien parado en las elecciones regionales. Sin duda con Leopoldo y Lapi en la contienda, y con varios candidatos más que fueron inhabilitados, la pequeña diferencia de quinientos mil votos obtenida por las opciones chavistas no hubiera existido y la mayoría electoral estaría del lado de la democracia.

Quinientos mil votos es una diferencia muy pequeña como para que alguien considere del lado del chavismo que tiene luz verde para instaurar el sistema socialista que se pretende y publicita constantemente. Quinientos mil votos de diferencia no permiten avanzar en ese camino y desconocer a la otra mitad que se expresó en contra.

Cierto es que el domingo votamos para elegir gobernadores y alcaldes. Pero no es menos cierto que el presidente Chávez durante los dos meses de campaña se montó en la contienda vendiendo a su proyecto y a sus candidatos como si se tratara de reelegirlo a él. Chávez se midió y obtuvo cinco millones y medio de votos; sólo un tercio de los electores del país. La alternativa democrática, con sus cinco millones de votos, constituyó otro tercio. Un último tercio no voto.

¿Es posible pensar en que una propuesta modificatoria de la Constitución para permitir su reelección indefinida e instaurar el socialismo hegemónico y centralista pueda ser aprobada en un futuro inmediato? Sin duda alguna una propuesta en ese sentido volvería a fracasar, como fracasó el 2D. Los cinco millones de electores que votaron por opciones distintas a las de Chávez no aprobarían una modificación constitucional con ese contenido. Varios miles de electores que votaron por los candidatos de Chávez, nunca votarían por esa modificación y, tal como sucedió el 2D, se abstendrían o votarían en contra de esa propuesta. Con estos resultados no es posible en lo inmediato que Chávez logre su pretensión. El reloj no se detiene y cada día que pasa es un día menos que tiene para tratar de realizar esas modificaciones antes de que llegue el mes de diciembre de 2012 y tengamos la elección presidencial.

Dentro de los simpatizantes de Chávez hay electores duros que ciegamente votan por lo que se les pida. Pero también hay electores racionales que, hasta por instinto de conservación, no aprueban mandatos ilimitados. No existe un cuerpo electoral monolíticamente chavista y, sin esos electores, no tienen forma de modificar las disposiciones constitucionales que les impiden ejercer el poder unipersonal e indefinidamente.

¿De qué depende que a mediano o a largo plazo no crezca el chavismo y cuente con suficientes votos como para aprobar la modificación constitucional? Esencialmente de la calidad de las gestiones públicas que hagamos quienes resultamos elegidos el pasado 23N. En efecto, si las gestiones brindan seguridad, movilidad, mejora sustancial de los servicios públicos, atención y respuesta rápida al ciudadano y transparencia en el manejo de los dineros públicos, hasta el venezolano chavista defenderá la descentralización y no aprobará un proyecto centralista y hegemónico por mucho que su líder lo pida.

Se nos presenta clara la oportunidad de demostrar que la alternativa democrática realiza y realizará mejores gestiones públicas en donde gobierna. Ninguno de nosotros podemos conformarnos con hacer lo mínimo que se exige para el cargo al que fuimos elegidos. El compromiso debe ser dar el máximo de nuestro esfuerzo para cambiar el estado de abandono y desesperanza en el que se tiene sumergida a la mayoría del pueblo venezolano. También hay que continuar fortaleciendo al sistema de partidos políticos como la fórmula probada en democracia para organizarse, darle coherencia a la acción de la alternativa democrática y prepararnos para triunfar en las elecciones de diputados en diciembre de 2010. Con un Parlamento equilibrado es mucho lo que se puede hacer para frenar aún más la pretensión hegemónica y centralista de la propuesta revolucionaria.

Todos hemos madurado mucho, como dirigentes y como electores. Estamos en el camino correcto que nos obliga a seguir construyendo la mayoría necesaria para avanzar hacia la construcción de una Venezuela de iguales ante la ley, democrática, con instituciones independientes y en donde el único jefe real sea el pueblo.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog