Henrique Carriles, la cara joven de la oposición venezolana

Por Venezuela Real - 29 de Noviembre, 2008, 17:28, Categoría: Prensa Internacional

VALENTINA LARES MARTIZ
El Tiempo - Colombia
29 de noviembre de 2008

Este hombre, nuevo gobernador del estado Miranda, de apenas 36 años, derrotó en las urnas al que se considera el 'número dos' del régimen chavista en el vecino país: Diosdado Cabello.

A eso de las 10 de la noche, con mucha frecuencia, se lo veía trotando o montando en bicicleta por la avenida Río de Janeiro, en la zona de Las Mercedes, del municipio Baruta, que hasta ayer gobernó durante ocho años. Solo él, el alcalde Henrique Carriles Radonski, enfundado en un pantalón largo y una franela, escoltado por dos motos que le seguían el paso.

Falta saber si mantendrá esa rutina ahora que es el nuevo gobernador del segundo más poblado de Venezuela y en el que se asientan cuatro de los cinco municipios que conforman la ciudad de Caracas.

No le será fácil. A sus 36 años, recibirá un estado que fue gobernado por Diosdado Cabello, uno de los pupilos más queridos del presidente Hugo Chávez, y cuyos seguidores se encargaron, a través de protestas y amenazas, de dejarle claro al nuevo gobernador que su llegada no es del todo bienvenida.

A pesar de su edad, Capriles Radonski no es nuevo en el terreno político venezolano ni es ajeno a sus dificultades.

Nacido en 1972 y especializado en Derecho Económico, fue elegido diputado cuando tenía 26 años, y prácticamente enseguida se convirtió en el presidente más joven de la Cámara de Diputados del Congreso venezolano.

Desde allí se erigió como uno de los representantes de una nueva generación de jóvenes políticos que se agruparon en el partido Primero Justicia, el cual él ayudó a formar y al cual, electoralmente, le ha proporcionado tres victorias.

Farándula y página roja

Después de que se disolvió el Congreso para dar paso al proceso de elaboración de la Constitución Bolivariana, el espigado abogado resultó electo como alcalde del municipio Baruta, en el año 2000.

A partir de entonces, Capriles alcanzó titulares en las secciones de política y también de espectáculos de todos los periódicos, pues no solo se hizo famoso por su bien evaluada gestión en esa localidad.

Su noviazgo con una de las animadoras de televisión más queridas de Venezuela, Erika de La Vega, le valió la simpatía de muchos venezolanos que los veían como la pareja perfecta.

Pero también llegó a la primera página de los periódicos cuando se lo apresó en mayo del 2004 y durante los cuatro meses que, encerrado, pagó por su supuesta participación en los destrozos que ocasionó un enardecido grupo opositor en la sede de la Embajada de Cuba durante el breve golpe de Estado de abril del 2002.

Capriles tiene más de cinco años explicando que su presencia en la embajada tenía como objetivo aplacar los ánimos de los opositores y mediar por la seguridad de los funcionarios de la misión diplomática. Durante esos cuatro meses en la sede de la policía política del país, en Caracas, no dejó de trotar en las noches, un largo pasillo entre calabozos, ida y vuelta, una y otra vez, hasta que en septiembre le dejaron en libertad condicional y regresó a la alcaldía.

Las vueltas de la justicia

De la cárcel salió más flaco de lo que siempre ha sido. La experiencia le cambió el semblante y la cabeza, al menos en la parte de atrás, pues durante meses se rapó el cabello y moldeó cuidadosamente la palabra 'justicia'. Se intensificó, en discurso y acción, su oposición política, y su noviazgo terminó.

Aunque en el 2006 un tribunal lo absolvió de todos los cargos delitos de violencia privada, quebrantamiento de principios internacionales, privación ilegítima de libertad, intimidación pública y violación de domicilio una corte anuló la decisión el año pasado y se reabrió otro proceso en su contra.

A pesar de los temores y amenazas que, según él, recibió durante mucho tiempo, se mantuvo accesible y cercano a funcionarios y ciudadanos. Unos y otros solían encontrarlo almorzando pollo a la brasa en un concurrido restaurante que queda cruzando la calle, frente a la Alcaldía.

Ahora Capriles no sabe dónde almorzará durante sus días como gobernador. Por ahora apresura un discurso inclusivo para hacer sentir a los chavistas que también gobernará para ellos."No vine a perder el tiempo peleando", fue su línea de apertura, pues en varias localidades del estado apenas logró un par de votos.

Asegura que tiene todo el empeño en mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y que, con él en la gobernación, "lo único que le falta a Miranda es una primera dama".






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog