PAUL LUTZKER : "Reuniones con Hugo Chávez y Raúl Castro no serán prioritarias para Barack Obama"

Por Venezuela Real - 29 de Noviembre, 2008, 9:45, Categoría: Política Internacional

VALENTINA OROPEZA
El Nacional
29 de noviembre de 2008

El ex director de investigación política del Partido Demócrata de Estados Unidos no descarta, sin embargo, que el nuevo jefe de la Casa Blanca en algún momento futuro dialogue con los mandatarios de Venezuela y Cuba
Paul Lutzker considera que los voluntarios y donantes de la campaña de Barack Obama serán una herramienta para legitimar su gobierno

Por conveniencia, petición o convicción, el actor estadounidense Sean Penn interpretó esta semana el papel de mensajero. El 25 de noviembre publicó un artículo en la revista The Nation, donde cuenta que hace poco más de un mes el jefe del Estado, Hugo Chávez, admitió que está dispuesto a viajar a Washington para reunirse con el presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama; mientras que el líder cubano Raúl Castro habría señalado que propone Guantánamo como "territorio neutro" para dialogar con el nuevo mandatario.
 
Paul Lutzker, ex director de investigación política del Partido Demócrata, celebra que las amplias promesas de Obama hayan abierto, al menos a nivel retórico, la posibilidad de que Washington se acerque a dos actores antagónicos en América Latina.
 
Sin embargo, este profesor de la Universidad Hopkins con una experiencia de más de 30 años en consultoría política en Estados Unidos, América Latina y España, apuesta a que la disposición al diálogo sólo orbitará en el Salón Oval de la Casa Blanca, y no en otros poderes.
 
–Obama ya ha dicho que está dispuesto a reunirse con amigos y enemigos. ¿Cómo tratará el nuevo Congreso de Estados Unidos al Gobierno venezolano en este contexto?
–Estas conversaciones no serán prioritarias para Obama, al menos hasta que resuelva la crisis financiera.
 
Difícilmente en el Partido Demócrata exista la intención de acercarse a Chávez. Creo que habrá el deseo, tanto en el Congreso como en el nuevo Departamento de Estado demócrata, de minimizar el conflicto con América Latina.

Si Chávez pretende ser el nuevo Fidel Castro causará más reticencias de las que ya ha levantado. Lo único que parece certero, por el momento, es que hay perspectivas de que los dos líderes conversen a solas en algún momento.
 
–¿Por qué Raúl Castro habla de reunirse en Guantánamo justo cuando Obama reitera que cerrará la base?; ¿indica que ya iniciaron los contactos?
–Guantánamo no será escenario de más nada que una prisión hasta tanto Obama no resuelva la fórmula de qué hacer con los prisioneros. Esto tiene un alto valor simbólico.
 
Tengo la impresión de que los cubanos están interesados en moderar la economía y atraer inversión de Estados Unidos.
 
Para eso tiene que superarse el temor a que las empresas sean expulsadas del país.
 
–Si todo depende de Obama, ¿qué influencia tendrá un nuevo Congreso más demócrata?
–Aunque se renovaron muchos representantes, no creo que el Congreso haya cambiado en sus fundamentos. El papel del Parlamento mutará en la medida en que los dirigentes demócratas, empezando por Nancy Pelosi y Harry Reid (presidenta de la Cámara de Representantes y líder de la mayoría demócrata en el Senado, respectivamente), se adapten a las propuestas de Obama y a lo que representa.
 
Para unos será más fácil que para otros, pero todos tendrán que hacerlo.
 
–¿El Partido Demócrata tendrá que recomponerse después de la victoria de Obama?
–Creo que evolucionará. El presidente tiene la capacidad de poner su impronta sobre lo que debe ser el partido en cada momento de la historia del país. Obama tiene el potencial para hacer que los demócratas se abran a nuevas influencias. Él es la muestra de que todo es posible en Estados Unidos y esa imagen tiene que contagiar a la organización también.

–¿En qué parte del espectro ideológico del Partido Demócrata se ubica Obama?
–Definitivamente no pertenece al ala de izquierda radical, como muchos denunciaron durante la campaña. Creo que se ubica en la centro-izquierda, pues promete utilizar el poder para hacer más equitativa la distribución de la renta, pero al mismo tiempo, sabe que recuperar la economía implica controlar los presupuestos e intervenir más de lo que lo hizo el gobierno anterior.

–¿Por qué la estrategia electoral de Obama fue tan exitosa?
–La clave quizás estuvo en que su campaña fue calmada, organizada, muy coherente y consistente. Fue criticado por no ser pasional, pero tomó conscientemente la decisión de que no le convenía ser visto como un negro incendiario, porque Estados Unidos está lleno de eso. Nunca hubo contradicciones entre sus mensajes, a diferencia de lo que se escuchó en muchos discursos de Hillary Clinton o John McCain. La gran victoria de Obama fue conseguir un gran caudal de financiamiento con donantes pequeños y movilizar a un segmento de nuevos votantes, a través de medios tradicionalmente ajenos a este tipo de procesos, como Internet o la mensajería de texto.
 
–¿Qué impacto tendrán las nuevas tecnologías en el ejercicio político estadounidense?
–Creo que la comunicación política crecerá. Cada proceso electoral trae cambios: la participación en las elecciones por Internet surgió en Estados Unidos en los comicios de 2000, pero en 2004 todavía no existía Facebook.
 
Esta vez, la campaña de Obama perfeccionó la capacidad de unir a la gente por medios virtuales, y aprovechó la voluntad de cooperación de 4 millones de personas que le dieron dinero, a cambio de un protagonismo que el Partido Demócrata jamás les había reconocido.
 
–¿Qué debería ocurrir con ese capital de voluntarios y donantes que Obama movilizó en la campaña?
–Sospecho que se convertirá en una red de apoyo político para legitimar sus decisiones en el Gobierno. Supongo que Obama explotará la capacidad de seguir en contacto con la gente y las invitará a llamar a sus senadores o representantes para proponer ideas sobre cómo mejorar los servicios o para denunciar irregularidades. Seguirá mandando SMS, sobre todo a los que se inscribieron en su página web como simpatizantes desde el principio. Esta gente es una nueva herramienta política. Su efectividad y duración dependerá de cómo la usen Obama y quienes lo rodean.
 
–Si la gente establece un contacto directo con sus representantes políticos y propone alternativas de gestión, ya no necesitará a los medios para enterarse de cómo van los asuntos que les interesan.
–Los medios tienen que competir con todas las herramientas interactivas como blogs o Facebook, si pretenden seguir siendo un bien necesario para la gente. Sin embargo, la capacidad de los medios para crear matrices de opinión aún es tan importante, que ningún líder puede pretender ser exitoso si no los toma en cuenta. La gente tiene más opciones para obtener opiniones variadas y eso es beneficioso para la democracia.

 





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog