Venezuela, una y plural / I

Por Venezuela Real - 30 de Noviembre, 2008, 10:07, Categoría: Oposición/Resistencia

Movimiento 2D / Democracia y Libertad
30 de noviembre de 2008

Unas palabras del Movimiento 2D / Democracia y Libertad, para unirnos al coro de las millones de voces que el 23-N entonaron sus cánticos de democracia, de libertad, de participación política y, por encima de todo, por la singular demostración de la conciencia ciudadana de todos los venezolanos que ese día memorable ratificaron que no ha sido en vano el ejercicio del sufragio, y que es a través del voto soberano expresado por el pueblo y debidamente respetado por las instituciones, como la democracia puede estabilizarse, profundizar sus reformas y avanzar hacia un destino de equidad y tolerancia.

Abogamos por el voto, y consideramos siempre  que, como nunca antes, era imperioso que el pueblo concurriera masivamente a expresar su voluntad. Así ocurrió. Sin intentar profecías, porque estábamos persuadidos de que así sucedería, textualmente escribimos que "el 24 de noviembre el mapa de Venezuela amanecería pintado de todos los colores". Así fue, porque así somos y porque nadie podrá alterar ni cambiar algo que está en nosotros: la diversidad, las distintas maneras de ver, de percibir y de pensar.  Ese es nuestro talante como seres humanos. Las diferentes maneras de pensar constituyen una gran fuerza, un motor hacia el progreso y el bienestar. En la medida en que el ciudadano participa y en que su voluntad es respetada, la convivencia, la tolerancia y la vida civilizada, serán la mejor garantía de la democracia y de la libertad.

El Movimiento 2D / Democracia y Libertad se constituyó en Caracas el 29 de abril con un propósito intransferible e irrenunciable: abogar por el respeto y acatamiento de la Constitución Nacional, por la vigencia plena del Estado de Derecho, y por el sometimiento a los resultados del referéndum constitucional del 2 de diciembre de 2007.

Un año después, la situación es contraria a aquellos postulados. Las 26 leyes promulgadas por el Presidente de la República el 31 de julio 2008, vulneraron la voluntad popular e impusieron ejecutivamente las reformas rechazadas. La llamada "nueva geometría del poder", que no era algo diferente a la vulneración del Estado federal consagrado por la Constitución, fue camuflada de modo de burlar el referéndum del 2 de diciembre. Con los resultados del 23-N esa decisión propiciará el conflicto permanente entre el poder central y las regiones. Toda Venezuela esperaba que la consulta popular le abriera al país un periodo propicio para la convivencia  y el reencuentro,  después de una década de antagonismos y discriminaciones.

A  pocas horas de conocidos los resultados, en los cuales oposición y oficialismo obtuvieron una votación pareja,  resurgió de inmediato el estilo agresivo, con promesas de destruir a los vencedores sean gobernadores o  alcaldes.  A las palabras de buena voluntad y deseo de trabajar coordinadamente con la administración central, la respuesta ha sido de confrontación, en varios casos violenta, y cuando no lo ha sido,  las palabras brutales han sustituido con creces  a los hechos. Con tales precedentes, bien  podemos imaginar la transición como algo  amenazante.

Las extravagancias de la campaña, las acusaciones de golpes de Estado y de magnicidios, que con todo lo absurdas que fueron podían tener el mismo valor que la amenaza presidencial de "enviar tanques de la Brigada Blindada a las regiones donde perdiera el candidato del gobierno", no se quedaron en palabras sino que, pasada la jornada electoral, el oficialismo volvió por sus fueros. ¿Hasta dónde se piensa prolongar la campaña? Un diputado que juega a Sherlock Holmes pretende suplantar a los órganos de Inteligencia del Estado, formulando cargos de conspiraciones y de atentados imaginarios contra un grupo muy diverso de venezolanos ajenos a tales prácticas. Un espectáculo penoso e indigno de un régimen que se respete y respete a los ciudadanos.

Entre ellos está el presidente-editor del diario El Nacional, Miguel Henrique Otero, fundador del Movimiento 2D. Más que comprobada su filiación y su militancia democrática de larga data,  el discurso de Otero ha sido y es transparente. Los orígenes y fundamentos del 2D no tienen otra significación que la lucha por el respeto a la Constitución, al Estado de Derecho y a las prerrogativas y derechos del ciudadano. Esta ha sido la razón de sus luchas y de quienes acompañamos al doctor Otero en sus  empeños  patrióticos. Quienes abogan por el respeto y por el acatamiento de la Constitución, no son ni pueden  ser conspiradores. Ni magnicidas. Más cerca están de estos delitos quienes trajinan los atajos de la ilegalidad, y pretenden utilizar el poder que detentan para aterrar y silenciar a quienes simplemente ejercen  el derecho constitucional de la discrepancia y de la crítica. No queremos y no permitiremos que Venezuela sea un mar muerto, aunque el aprendiz de Sherlock Holmes se rasgue las vestiduras y cumpla tan deleznable misión. 

No somos conspiradores ni lo seremos. Paradójicamente, un régimen con tan amplio dominio de los órganos de seguridad, pretende presentarse como débil y vulnerable.  Nuestros documentos han expresado fielmente el pensamiento de todos los miembros del 2D. Defendemos el Estado de Derecho. Nuestros postulados han sido  enfáticamente reiterativos. El 31 de agosto dijimos que el Presidente de la República tiene una cita  con la historia el 10 de enero de 2013.  Esto expresa fielmente nuestra adhesión  al mandato constitucional. Le pedimos, entonces, que gobernara para todos los venezolanos, y que en los años que aún le restan del periodo constitucional, que no son pocos, gobierne con equilibrio y sin discriminaciones. Estas no son expresiones de conspiradores de esquina.

Consumado el proceso electoral, con gobernadores y alcaldes dispuestos a trabajar armoniosamente, conocidas las preferencias y la confianza que el pueblo depositó en quienes eligió- del partido de gobierno, del PSUV o de los partidos que con ellos compitieron-, exhortamos al Presidente de la República  a reconocer la realidad política de Venezuela. El pueblo es soberano y nadie puede negar ni alterar sus decisiones. Somos un país plural. Venezuela, una y diversa.

¡Contra las persecuciones y las guerras verbales!
¡Por un clima propicio para celebrar en paz y armonía las Navidades, sin presos políticos!
¡Por el respeto a la pluralidad democrática y a la voluntad del pueblo expresada en  las jornadas del 23-N!
¡Con nuestros más fervientes votos por el bienestar del pueblo venezolano!
 





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Noviembre 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog