Menos margen para Chávez

Por Venezuela Real - 1 de Diciembre, 2008, 18:18, Categoría: Prensa Internacional

Editorial II
La Nación - Argentina
01 de diciembre de 2008

La victoria de la oposición de Venezuela en determinados estados deja al oficialismo en una situación menos cómoda

El 2 de diciembre de 2007, por primera vez en nueve años de gobierno, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez Frías, perdió un vital referéndum para modificar la Constitución y posibilitar así su reelección indefinida. Sin embargo, esa derrota se debió más a la deserción del electorado independiente que a la acción partidaria de la oposición, que sólo mantuvo su caudal electoral.

El presidente Chávez, decidido a revertir el rumbo en la elección del domingo 23 del mes último, se embarcó en una campaña personal, recorriendo de punta a punta su país para apuntalar a sus candidatos, al tiempo que agraviaba y descalificaba a todos sus oponentes. Entre ellos se encontraba no sólo la "disidencia", integrada por chavistas que no se sumaron al Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) sino también los partidos de la oposición que gobernaban en los estados de Zulia y Nueva Esparta.

Todos los observadores del proceso político venezolano destacaron que, más allá del número de estados que obtuviera cada fracción política, existían unas pocas definiciones emblemáticas que iban a imprimir carácter al pronunciamiento popular: si Chávez lograba arrebatar el petrolero estado de Zulia al gobernador opositor Manuel Rosales, sería considerado una victoria nacional del presidente, sea cual fuera su suerte en los demás distritos.

Otros distritos clave eran el simbólico Miranda, que abarca buena parte de Caracas, gobernado por Diosdado Rodríguez, ex vicepresidente y antiguo camarada de armas de Chávez; la alcaldía mayor de Caracas, a la que aspiraba el ex ministro y miembro de la directiva del PSUV, Aristóbulo Isturiz, y el municipio de Sucre, donde se postulaba el también ex ministro y dirigente oficialista Jesse Chacón.

Para sorpresa de Chávez, en esas tres circunscripciones el gobierno sufrió un duro revés, al que se sumaron las victorias obtenidas por la oposición en el industrial estado de Carabobo, gobernado por un disidente, y el andino Táchira, arrebatado a un chavista.

El oficialismo ganó en los otros 17 estados, pero la oposición triunfó en los más importantes por su demografía y su economía.

Los resultados de las elecciones sugieren que el voto de las grandes ciudades se ha inclinado por la oposición a Chávez y en contra de su proyecto socialista. Con sospechas de fraude en su propio estado de Barinas, Julio César Reyes apunta a demostrar las maniobras allí realizadas para entronizar en la gobernación a Adán Chávez, hermano del líder caribeño. En Miranda apareció un nuevo líder, Henrique Capriles Radonski, quien, por haber derrotado al ex vicepresidente Diosdado Cabello, se ha proyectado al plano nacional.

Además del rechazo de una franja mayoritaria del sector independiente, estimado en un 40 por ciento del electorado, algunos líderes y grupos de izquierda que en su momento apoyaron al presidente le han vuelto ahora la espalda. El más notorio es Luis Miquilena, considerado el mentor político de Chávez y a quien éste llamó "su segundo padre". Miquilena, que rompió con Chávez en 2007 luego de haber sido su ministro del Interior y el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, no ahorró adjetivos descalificatorios contra la conducta de su antiguo pupilo. Lo acusa de operar con arbitrariedad, "como si manejara una hacienda personal".

Chávez comienza a experimentar el desgaste de una turbulenta década. Sus arrebatos y repetidos ataques a la prensa, la constante oposición a la Iglesia Católica y a toda persona o institución que pueda ser percibida como opositora, sus vínculos con las FARC, su enfrentamiento irracional con los Estados Unidos y países de la Unión Europea, su afinidad con regímenes totalitarios que promueven el terrorismo, su constante intervención en los asuntos internos de sus vecinos de la región y la ola de violencia que ha llenado de inseguridad a los venezolanos por igual.

A todo eso se suma una inflación que al mes de octubre era del 36 por ciento, la escasez de productos esenciales y la caída del precio del petróleo. Son elementos que se conjugaron para impulsar el cambio en la relación de fuerzas en Venezuela que acabamos de ver, así como para hacer más policromático el mapa político, y dificultar el mantenimiento de una política y de un estilo populista, ineficiente y autoritario.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2008    
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog