Redobles también para la empresa privada

Por Venezuela Real - 2 de Diciembre, 2008, 12:39, Categoría: Economía

VenEconomía Opina
02 de diciembre de 2008

Desde el 23 de noviembre no ha quedado un frente donde Chávez no haya redoblado su iracundia y afán dictatorial.

Mientras la opinión pública sigue atónita ante las barbaries cometidas por el mandatario y sus sigüíes para sabotear la gestión de los recién electos gobernadores, alcaldes y legisladores municipales de la alianza democrática y la población está a la expectativa ante el llamado de Chávez a una ilegal enmienda constitucional, el mandatario reabrió, con renovada energía, la ofensiva en contra del sector privado.

La semana pasada, Chávez pidió al nuevo alcalde del Municipio Libertador, Jorge Rodríguez, que pusiera el ojo en el "latifundio" de terrenos urbanos. Le ordenó Chávez que ¡terrenos desocupados, terrenos donde se deberán construir viviendas populares! Pero no dijo ni pío sobre el pago en compensación a sus legítimos propietarios.

Con el mismo rumbo totalitario, cerró el círculo contra la empresa privada este lunes, en el acto de juramentación de Rafael Isea, el nuevo Gobernador de Aragua.
<zb
break>
Hugo Chávez, desde el Teatro de la Ópera, dio dos órdenes insólitas a todos los gobernadores electos que militan en el partido presidencial PSUV.

La primera, los mandó a llevar a cabo una "revolución agrícola" para "rescatar la última hectárea de terreno" para entregárselas "al pueblo". También esta vez no se refirió a un eventual reconocimiento de pago a los propietarios de las tierras "rescatadas".

Y la segunda, los "instó" a "rescatar" a todas las empresas donde existan "problemas" con los trabajadores y donde supuestamente se estén violando los derechos de la clase obrera. Aquí también, pareciera que tampoco está en la mente del gobernante hacer pago alguno por las propiedades.
Este último llamado de Chávez además corrobora que desde el oficialismo se hace uso de los "sindicatos" paralelos para cercar a industrias y empresas. Estos sindicaleros inventan con cualquier pretexto reclamos sin fundamentos. Luego, ante el silencio o la anuencia de los tribunales de la República, estas industrias o empresas son nacionalizadas, expropiadas o tomadas por el Gobierno Nacional.

Uno de los primeros ejemplos de esta forma de actuar, es el caso de la antigua Constructora Nacional de Válvulas, hoy convertida en la empresa social Inveval, un bodrio que ha estado sin producción por más de cuatro años y que no ha generado empleo ni ingreso alguno al país. En los últimos meses, ese cerco sindical se ha afincado especialmente en la industria automotriz, donde se ha mantenido en ascuas a General Motors y a Toyota, así como también a las de autopartes Johnson Controls (fabricante de asientos), Vivex (fabricante de vidrios) y OCI Metalmecánica (fabricante de chasis).

El resultado de este cerco sindicalero, aunado a los controles de Cadivi, a la continua amenaza de Indepabis y al estrangulamiento de un sin fin de leyes punitivas, ha sido el desmantelamiento el parque industrial del país, que ha disminuido el número de empresas de 11.117 que existían en 1999 a 7.208 en 2008, 35,2% menos. Según Conindustria el país requeriría un parque de 20.000 industrias para satisfacer la demanda con producción interna.

Este renovado y redoblado asalto a la propiedad privada así como al sector agroindustrial y empresarial es un mal augurio para la economía del país. De este asalto sólo quedará un nuevo cementerio de empresas en manos del Gobierno. Para muestra, basta observar el evidente deterioro que han tenido los servicios de la CANTV y el sector eléctrico desde que Chávez las nacionalizó, y ni que decir de Sidor y de todas las empresas de Guayana.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2008    
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog