Tiempo de paz - ¡Silencio, por favor!

Por Venezuela Real - 2 de Diciembre, 2008, 9:26, Categoría: Política Nacional

El Editorial
El Nacional
02 de diciembre de 208

Llegamos a diciembre y todos sentimos la necesidad de un poco de silencio. La bullaranga aturdió al país durante la campaña electoral. Pero ya cesó, se celebraron las elecciones, el CNE dijo los resultados, tomaron posesión los elegidos, y, en buena hora, todo transcurrió en cierta paz, más no de manera normal por las extralimitaciones presidenciales que opacaron a los candidatos del oficialismo y avasallaron, indebidamente, a los de la oposición.

El 23-N ya entró en la historia. Estamos en diciembre, mes de reencuentro y de amistad, por tanto, de un cierto recogimiento.

La nación entera le suplica al Presidente que le dé una tregua navideña. Que, por el amor de Dios, no convierta diciembre en otro mes de guerra. Ya la gente del pueblo lo llama "radio prendío", y tienen razón.

La orden que dio para adelantar las gestiones de una enmienda para quedarse en la presidencia por los siglos de los siglos, basta para enfriarnos la Navidad. Chávez no duerme pensando que le faltan apenas cuatro años, o sea, casi un periodo de los antiguos presidentes. El PSUV debería "pastillar" a su loco en estos días de convivencia.

Lanza su candidatura como si fuera la gran prioridad nacional.

Entre tanto, el país clama por un buen gobierno, por la protección para las vidas de los venezolanos. La nación exige orden en los gastos, contra la guachafita de la promoción personal con los dineros públicos y clama contra la insoportable carestía de la vida. Los pobres claman por las promesas incumplidas. Todos, en una palabra, clamamos por un poco de paz.

Venezuela le demostró al Presidente que concurre masivamente a votar cuando es llamado con sinceridad. Pero el pueblo sabe lo que es la trampa sinvergüenza de la reelección vitalicia. El único vitalicio de la historia de Venezuela fue el general Gómez.

Eran otros los tiempos: un país rural, incomunicado, puesto al margen del mundo por la férrea dictadura. Convendría un poco de sensatez, de consideración con los ciudadanos. Incluso, señor Presidente, con su misma gente, movida como si no tuviera otro destino que el de cargarlo a usted en parihuela. Y usted está muy rollizo.

Venezuela, Presidente, por si aún no se ha enterado, ha sido puesta en emergencia por la drástica caída de los precios del petróleo. Ya los precios andan por debajo de los 40 dólares el barril, 20 dólares menos de los estimados para el Presupuesto de 2009.

Presidente, oiga a su pueblo y advierta que no estamos para fiestas. Tenemos un gravísimo déficit presupuestario.

Usted ha dispuesto de la mayor suma de recursos del petróleo jamás imaginada, 20 veces más de lo que recibió el general Gómez en 27 años de dictadura. Haga un mea culpa con golpes de pecho. Que haya propósitos de enmienda, pero no esas enmiendas para reformar la Constitución para quedarse en el poder.

Gobierne, Presidente, para todos. Y cállese: permítanos disfrutar de una Navidad tranquila, aunque las hallacas sean más chiquitas. Piense en el Niño Jesús y no en el diabólico Fidel.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2008    
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog