Lo que quedó atrás

Por Venezuela Real - 3 de Diciembre, 2008, 12:43, Categoría: Política Nacional

Antonio Cova Maduro
El Universal
03 de diciembre de 2008


Presidente, ¡si hasta en sillas de ruedas salieron a votar! Y fue usted quien las sacó a la calle
 
En la imparable verborragia que ha afectado a Hugo Chávez con motivo de los resultados electorales del pasado 23, no ha parado de insistir en que de ahora en adelante asume una nueva tarea (él, que ningún tiempo parece dedicar al único oficio para la que fue electo: gobernar), la de vigilar estrechamente a los gobernantes que la mayoría del pueblo venezolano escogió para Caracas, Miranda, Carabobo, Zulia, Táchira y Nueva Esparta, amén de algunas alcaldías. Deje de dedicarse a eso, Presidente, que para eso están los electores y ¡por Dios!, de una vez por todas, ocúpese de lo que necesita la vigilancia atenta y obsesiva de un Presidente. En dos platos ¡ocúpese de gobernar, que ya es hora!
 
Y en el obstinato al que vuelve sin cesar, nos ha recordado que "el Chávez del 2002 y 2003 quedó definitivamente atrás". Vea usted, qué casualidad, muchas otras cosas que el Presidente parece borrar de su memoria también quedaron atrás. Vale la pena que se las recordemos y que, no faltaba más, nos las recordemos a nosotros mismos.
 
Lo primero que quedó atrás es una oposición siempre perdedora. Ya no. Y si quiere constatarlo ahí están los datos que tanto le duelen. Si no, vea las caras de Aristóbulo -quien jamás imaginó la situación en la que ahora se ve- junto con las de Jesse y Diosdado. La verdad es que ese afiche donde aparecían los tres ligaditos es de colección. Los tres quedaron ¡raspaos! Tanto que, en Los Teques, muertos de risa a la salida de las mesas, la gente se saludaba con la pregunta ¿y tú como que vienes del Federal?
 
Fíjese, Presidente, cómo será ese asunto del atrás, que Carabobo y Miranda volvieron a las manos de donde jamás debieron haber salido. Lo más importante para que eso fuese posible -me refiero a los datos que tanto le arden- era que atrás quedara la abstención de las clases medias en los grandes centros urbanos. Y atrás quedó. Cómo le parece.

Atrás quedaron las ganas de Aristóbulo, quien, según confesó, tantas esperanzas tenía puestas en la apatía y flojera de las clases medias de la gran Caracas. Tenía que haberlas visto, Presidente, ¡si hasta en sillas de ruedas salieron a votar! Y fue usted, qué casualidad, quien las sacó a la calle. De nuevo, ¡gracias por favores recibidos!
 
Y atrás quedó el fervor de diciembre de 2006. ¿Se acuerda, el de los irrecuperables 7 millones y tantos? Debe recordarlo y no sólo porque no renacerán -eso, escríbalo- sino porque fue usted, sí, usted mismito, el que le echó agua fría a ese fervor. ¿Se recuerda? Estaba tan entusiasmado con el triunfo que ¡lo interpretó mal! Y lo peor, lo hizo saber a grito pelao: según usted la gente dizque había votado por el socialismo. Peló gajo y por lo que se ve, lo sigue pelando.

Y luego llegó aquella inolvidable inocentada, la del propio día: ¡la guillotina para RCTV! Que se vería reemplazada por ese bodrio que hasta usted tuvo que reconocer. Fíjese lo que son los tiros por la culata: hoy, RCTV, en el cable, ¡tiene más audiencia que los usurpadores! La verdad es que los canales de cable han sido injustos con su vendedor estrella. Ni una mención siquiera.
 
Todo eso quedó atrás, pero vivo en la memoria. Qué cosa, no, cómo el pasado no nos deja libres, sino que de continuo nos pasa facturas. Y hay veces en que está tan presente que asusta. ¿No le parece que los caraqueños escogieron a un hombre que ya el pasado probó para que encare y les dirija en lo que viene? Y lo más interesante, de ese pasado no rescató a Aristóbulo. ¡Zape!
 
Pero todo esto palidecerá con lo que atrás quedó para nunca más volver: el barril bordeando los 200. Eso sí es verdad que quedó atrás y vamos a ver a más de uno derramando barriles de lágrimas. Y nadie las derramará más copiosamente que quienes "han tenido la suerte de ser elegidos para acompañar a Chávez" en el funeral que raudo llega.
 
Imaginan el espectáculo: Lara en Guárico, Isea en Aragua, Adán en Barinas, con las manos vacías diciéndole a las masas: ¡no hay! Como para derramar lágrimas. Y Cadafe y Edelca y todas las otras, de apagón en apagón, como para que la gente estrene y use neveras y cocinas aprovechando los ratos de alumbrón. Será un amargo despertar del carnaval que acaban de vivir. Desearán no haber ganado cuando el tiempo de las facturas llegue.
 
En esos días aciagos ¿no desearía Hugo Chávez tener todavía las destrezas del Chávez que quedó atrás? ¿No desearía tener a quién culpar, cuando ya ni Bush estará a la mano? Entonces, allí estaremos nosotros: viendo hacia delante, listos para actuar.
 





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2008    
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog