Por una nueva "Concertación"

Por Venezuela Real - 5 de Diciembre, 2008, 10:55, Categoría: Política Nacional

ALONSO MOLEIRO
TalCual
05 de diciembre de 2008

Ha llegado la hora de gestar, de verdad, un ambicioso aparato político nacional de oposición. No habrá efectividad posible, ni avances sustentables, no habrá manera de "cobrar", no podrá gestarse una real victoria que nos saque definitivamente de esta tenebrosa pesadilla, si los acuerdos de la oposición sólo tienen lugar cuando toca armar planchas o negociar candidaturas.

Todavía más: en el hipotético caso de que el chavismo sea derrotado, no será posible llevar adelante un gobierno viable, que no sea susceptible de ser derrocado a los pocos meses, sin el ensamblaje correcto. Pensemos un minuto cómo hubiera sido un imaginario gobierno de Enrique Mendoza de haber triunfado la oposición en aquel referéndum revocatorio del año 2004.

No estoy hablando de otra Coordinadora Democrática. Ese fue, lo sabemos, una ensalada unitaria forzada desde el apuro y dominada por los antojos de las televisoras. Hablo de un modelo organizativo que se toma la molestia de hacer lo que aquella no hizo: devolverle al valor a la política como criterio; presentarle al país una plataforma programática; estructurar unas coordenadas organizativas sencillas, pero susceptibles de ser respetadas. Otorgarle suficiente oxígeno al ámbito de cada partido. Servir de imagen inspiradora para incorporar el concurso de estudiantes, académicos, obreros y demás integrantes de la sociedad civil. Asegurar el avance de la oposición en el ámbito municipal. Robustecer el compañerismo entre quienes, en definitiva, son militantes de una misma causa.

Diseñar estrategias que superen el lamentable apego por la inmediatez y el cálculo enano que domina el ánimo de nuestros políticos (el mismo que impidió el retiro oportuno de, por ejemplo, Antonio Rojas Suárez). No podemos olvidar que, frente a nosotros, tenemos en Hugo Chávez al líder político que, sin el menor escrúpulo, se ha imaginado con más método y pasión el largo plazo.

En dos platos: un aparato político nacional similar al de la "Concertación" Chilena. Recordemos: estigmatizados desde el pinochetismo por "marxistas", como ahora es ridiculizada la oposición desde el chavismo por ser "pitiyanqui", las fuerzas de la democracia chilena construyeron pacientemente en los años 80 una plataforma tan exitosa y blindada que todavía funciona. Conquistó el centro político, sirvió para ganarle el plebiscito al tirano y desde entonces ha puesto en La Moneda a los socialcristianos Patricio Aylwin y Eduardo Frei, y a lo socialistas Ricardo Lagos y Michelle Bachelet.

Asumámoslo: ni Primero Justicia, ni Un Nuevo Tiempo, ni AD, pueden ni podrán solos con Chávez. En estos momentos a todos nos resulta relativamente sencillo converger sobre puntos programáticos básicos. El enunciado es el elemental: cada quien en lo suyo, todos en lo mismo. Un frente federado de partidos, de carácter permanente, que le permita a cada uno de ellos conservar su perfil y sus intereses, y eventualmente les permita discrepar, es la única manera de sumar y además consolidar lo sumado. No tendremos jamás una verdadera sociedad civilizada si, desde la oposición, no le colocamos una veda temporal a las pequeñeces.

Si no imaginamos el país adecuado antes de llegar al poder.

El chavismo le tiene asco a la palabra "pacto". Pues bien, la oposición, si de verdad quiere otro país, tiene que revindicar las bondades y alcances de un Acuerdo Nacional.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2008    
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog