Declaración Universal de los DDHH

Por Venezuela Real - 6 de Diciembre, 2008, 8:59, Categoría: Derechos Humanos

Adolfo P. Salgueiro
El Universal
06 de diciembre de 2008

Los Derechos Humanos son inalienables y los atropellos a los mismos son imprescriptibles

Se cumplen sesenta años del 10 de diciembre de 1948, fecha de aprobación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos por la Asamblea General de Naciones Unidas. Se trata de uno de los grandes documentos de la humanidad, que marca punto de inflexión en la evolución de los principios básicos de convivencia entre congéneres. Bien pudiéramos decir que tal documento junto con los conceptos de la Constitución de EEUU de 1787 y la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano emitida por la Asamblea Constituyente francesa el 26 de agosto de 1789 constituyen los pilares en los que se asienta el Estado de Derecho.

Cierto es que no bastan declaraciones ni listados de buenas intenciones para que los derechos fundamentales cobren vigencia. Sobran ejemplos antiguos y contemporáneos de violaciones flagrantes que alimentan el escepticismo de esos que sólo ven el vaso medio vacío, pero para quienes preferimos ver el tema desde la óptica del vaso medio lleno hay sobradas razones para afirmar que la existencia de esos documentos clave de la humanidad (o al menos de Occidente) ha contribuido en forma decisiva a la conformación del paradigma de que el hombre, en su individualidad y en su conjunto, es titular de derechos inalienables que le son propios precisamente por su condición humana. Los Derechos Humanos no los concede ningún Estado y mucho menos gobierno alguno. Ellos preceden tanto a unos como a otros y por esa misma razón no dependen de su reconocimiento.

Los Derechos Humanos son inalienables y los atropellos a los mismos son imprescriptibles. Idos están los días cuando los violadores de derechos fundamentales se escudaban en la soberanía estatal para dictar o administrar leyes aberrantes, o para darse amnistías dictadas por ellos mismos o como consecuencia de turbias negociaciones políticas. Hoy todo el que viole los Derechos Humanos ya sea ordenando o dando cumplimiento a directivas ilegítimas sabe que no tendrá paz ni sosiego cuando sus inmunidades cesen. Ejemplos de ello sobran, incluyendo uno bien cercano el 11 de abril de 2002 cuando los máximos jefes militares rehusaron la orden presidencial de ejecutar el Plan Ávila consistente en masacrar a quienes manifestaban por las calles de Caracas.

En estos tiempos aciagos para la República bien vale la pena recordar que el no ser discriminado por razón de opinión política es un Derecho Humano . De allí que las listas de exclusión como la de Tascón y quienes toman decisiones excluyentes en virtud de ellas, tarde o temprano tendrán que afrontar las consecuencias.

Igual para aquellos funcionarios y jueces que con toda impunidad desconocen el sagrado derecho al juicio justo, a la defensa y a la presunción de inocencia; sepan que más temprano que tarde la verdadera justicia llega. Véanse en el espejo de los juzgados en Nuremberg o por la Corte Penal Internacional (Milosevic, etc.).

En fin& el tema da para mucho pero lo más importante es saber que los derechos deben ser defendidos y exigidos a toda hora. La excusa de que "a mí no me interesa porque no me afecta" es suicida.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2008    
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog