Conflicto invisible - Adolescentes en guerra

Por Venezuela Real - 7 de Diciembre, 2008, 12:28, Categoría: Dimensión Social

El Editorial
El Nacional
07 de diciembre de 2008

" Los niños que dejan la escuela están parando en una urna". La frase no es de una novela negra, es una respuesta de una maestra de un barrio de Petare que conversó con la periodista Adriana Rivera, de Siete Días, que hoy publica el reportaje "La escolaridad es blanco de la violencia". Da grima leerlo. Y da algo más que grima confrontar la realidad cotidiana que padecen miles de niños en los barrios de Caracas. Las escuelas se han convertido en el blanco de una guerra incesante entre las bandas de pequeños delincuentes que se van entrenando para luego, sin escrúpulos de ningún género, ingresar en las filas del crimen y del delito.
 
Vale la pena detenerse a observar un fenómeno de tan graves implicaciones, pero "invisible" desde lejos. Hay que vivir en el barrio para saber qué significa eso de "violar la frontera". Violarla, lo que en el argot del barrio se entiende, es acercarse al vecino, cometer un acto indebido, o sin cometerlo entrar en territorio vedado. No sólo conviene mirar hacia el problema de cómo la violencia perturba la escolaridad en estas zonas, sino su efectos perniciosos en otras esferas.
 
En el informe de la Unesco "Educación para todos" se lee que 10% de los niños venezolanos no termina la educación básica. Según el Ministerio de Educación, entre 1996 y 2006, más de 2.230.000 niños desertaron en esta etapa de su escolaridad. Obviamente, no regresaron. A esa crisis concurren diversos factores, y la violencia parece ser uno de los de mayor incidencia. El mismo documento reporta que 320.000 jóvenes dejaron inconcluso el diversificado, o sea, cuarto y quinto año de bachillerato. ¿A qué se debe este hecho tan alarmante? En el reportaje de Adriana Rivera se exploran algunas respuestas.
 
Una de ellas es la descomposición familiar, el bajo rendimiento, etc. La crisis del núcleo familiar influye decisivamente en el drama, pero más que todos ellos, factores considerados como tradicionales, se añade la violencia que opaca a aquellos y desafía todas las convenciones sobre los jóvenes y su conducta.
 
Es muy grave que esto ocurra a nuestro lado y apenas nos enteremos por las páginas rojas de los periódicos o por reportajes como éste de Siete Días. Una de las causas de la violencia es la necesidad de muchos jóvenes de ganarse la vida. Lanzados desde niños al mundo de la incertidumbre, desembocan en las bandas que fatalmente concluyen en la criminalidad.
 
No abundan los diagnósticos sobre el problema de los jóvenes pobres. No obstante, el asunto se ha analizado con criterios científicos y técnicas contemporáneas. De los expertos consultados, resalta el criterio del investigador Luis Pedro España, quien aprecia el tema con visión global: "Ahora el problema es de jóvenes, de la inserción en el campo laboral. La delincuencia y el embarazo precoz tienen que ver con la baja calidad de la educación media en lo que comienza a ser la masa poblacional más importante, la juvenil". Aquí está el futuro del país, buen tema para una agenda despojada de dogmatismos.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2008    
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog