La reelección indefinida

Por Venezuela Real - 7 de Diciembre, 2008, 11:50, Categoría: Política Nacional

Fernando Ochoa Antich
El Universal
07 de diciembre de 2008

Los venezolanos, y en general los latinoamericanos, no nos agrada la reelección presidencial. Ese rechazo es consecuencia de nuestro espíritu libertario. De todas maneras, el egocentrismo de nuestros presidentes ha sido causa para intentar permanecer ilegalmente en el poder. Algunos lo han logrado, pero siempre esa desmedida  ambición ha producido grandes crisis políticas. Buenos ejemplos de esos riesgos son la Revolución Mexicana, la Revolución Legalista  y el derrocamiento de Marcos Pérez Jiménez. Porfirio Díaz no se satisfizo con gobernar México por más de treinta años e intentó mediante las elecciones fraudulentas de 1911 permanecer en el poder. Una profunda convulsión social lo derrocó y condujo a México a una guerra civil que duró más de veinte años. Raimundo Anduela Palacios creyó, en 1892, que era posible reformar la Constitución para permitir la reelección presidencial sin ningún costo político. El alzamiento de Joaquín Crespo al frente de lo que se llamó la Revolución Legalista puso punto final a sus ilusiones. Marcos Pérez Jiménez pensó que con una reforma constitucional y un fraudulento plebiscito podía permanecer indefinidamente en la presidencia de la República. El bombardeo de Miraflores, el 1 de enero de 1958,  le hizo ver su gran equivocación.

Hugo Chávez está decidido a imponer la reelección indefinida. No le importa irrespetar la Constitución Nacional ni la voluntad popular. El artículo 6 de la Carta Magna plantea claramente que "El Gobierno de la República de Venezuela y de las entidades políticas que la componen es y será siempre democrático, participativo, electivo, descentralizado, alternativo, responsable, pluralista y de mandatos revocables". Este artículo es parte de los principios fundamentales de la Constitución Bolivariana y consagra la alternabilidad republicana. Esto significa que no es posible modificar a través de  una enmienda constitucional el artículo 230 que limita la reelección presidencial por una sola vez. Al hacerlo transforma la esencia misma de la Constitución. El artículo 342 establece que sólo a través de la reforma constitucional se puede modificar un principio fundamental de la Constitución Nacional. Así lo trató de hacer Hugo Chávez en diciembre de 2007 pero el pueblo votó en contra. El artículo 345 dice que "La iniciativa de una reforma constitucional rechazada no podrá presentarse de nuevo en un mismo período constitucional a la Asamblea Nacional". Hacerlo es un golpe de Estado. Más claro no canta un gallo.
 
Todo esto es verdad, pero los venezolanos tienen que entender que el problema planteado con el desafío de Hugo Chávez a la voluntad popular es fundamentalmente político. Es necesario volver a derrotarlo. ¿Es esto posible? Estoy convencido de que sí. Se requiere diseñar una estrategia y un mensaje que nos permita alcanzar ese objetivo. La estrategia ya la pusimos en práctica con excelentes resultados durante las elecciones regionales: evitar por todos los medios la confrontación. Eso es lo que quiere el chavismo. Las agresiones en contra de los mandatarios electos de la oposición lo único que buscan es radicalizar el proceso para imponer como dinámica electoral el enfrentamiento entre Gobierno y  oposición. Hay que evitarlo por todos los medios. La lucha de la oposición debe centrarse en la discusión sobre la conveniencia o no de la iniciativa presidencial. El referendo aprobatorio de la enmienda constitucional no pone en riesgo la permanencia  de Hugo Chávez en la presidencia de la República. De mantener esa línea de acción obtendríamos, como lo hicimos en diciembre de 2007, el respaldo de un importante sector del chavismo que todavía espiritualmente respalda a Hugo Chávez, pero que no acepta la  reelección indefinida.
 
Esa estrategia también debe buscar disminuir el porcentaje de abstención. Eso requiere de un acertado mensaje. La oposición lo ha venido haciendo en estos últimos días: presentar como política el rechazo al enfrentamiento entre los venezolanos y la búsqueda de un gobierno de concordia nacional que permita superar la siembra de odios a la cual nos ha querido someter el régimen chavista. Si logramos disminuir el porcentaje de abstención de 35% a 25%, la derrota electoral de Hugo Chávez será una absoluta realidad. Un aspecto fundamental para disminuir la abstención es la unidad de la oposición. Es la única manera de lograr que los ciudadanos la perciban como una verdadera alternativa de poder. A favor de nosotros también están las encuestas. Más del 65 % de los venezolanos rechazan la reelección indefinida. A triunfar. A repetir la jornada histórica del 2 de siembre de 2007. Ese es el reto.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2008    
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog