Poder de compra del bolívar fuerte en riesgo por baja del crudo

Por Venezuela Real - 8 de Diciembre, 2008, 8:39, Categoría: Economía

Victor Salmerón
EL UNIVERSAL
08 de diciembre de 2008


En el transcurso de once meses la moneda ha perdido 27,6% de su valor
La volatilidad petrolera atenta contra la moneda

En 2001 el Banco Central estudió la posibilidad de una reforma monetaria y consultó a expertos. Roberto Frenkel, quien participó en el Plan Austral de Argentina, recomendó no instrumentarla hasta tanto no se solucione la excesiva fragilidad que genera la volatilidad del ingreso petrolero y la poca diversificación de la base tributaria.

Básicamente, se trataba de romper el patrón de los últimos 20 años, en los que el Gobierno aumenta el gasto cuando se dispara el precio del petróleo y una vez el crudo desciende, no tiene otra opción que devaluar la moneda, para que los petrodólares se conviertan en más bolívares.

El directorio del BCV, transcurrido un tiempo, retomó la idea y, olvidando la recomendación de Frenkel, Gastón Parra Luzardo, en su rol de presidente del ente, encadenó la radio y la televisión el 30 de diciembre de 2007 para anunciar el nacimiento del bolívar fuerte.

"La reconversión monetaria es una expresión del compromiso que asumen el BCV y el Ejecutivo nacional para fortalecer la moneda", aseguró Parra.

La caída de los precios del petróleo y el escenario que comienza a tomar cuerpo sugiere que lo planteado por Roberto Frenkel tiene vigencia. La cesta de crudos venezolana culmina la semana en 34,59 dólares, un nivel que no permite cubrir las importaciones y por tanto presagia una devaluación en 2009 para desestimular las compras al exterior y, además, obtener más bolívares que permitan cuadrar las cuentas públicas.
<zb:break>
Al precio actual del petróleo el país recibiría el año entrante 36 mil 613 millones de dólares, asumiendo como cierto que Pdvsa exportará 2,9 millones de barriles diarios y las importaciones cerrarán 2008 en torno a 50 mil millones de dólares.

Si el Gobierno opta por bajar la cantidad de dólares que da al tipo de cambio oficial, aumentarían los productos que se importan a través del mercado paralelo, con un dólar mucho más caro, y el resultado sería pérdida de valor de la moneda.

Además de la amenaza que representa para la estabilidad de la moneda la pérdida de brillo del petróleo, el aumento de los precios ya ha comenzado a restarle poder de compra al bolívar fuerte.

Las estadísticas del Banco Central registran que, en promedio, a once meses de su nacimiento, el bolívar fuerte ha perdido 27,6% de su poder de compra, es decir, para pagar los mismos productos que en diciembre se compraban con 100 bolívares fuertes, al cierre de noviembre ya hacen falta 127,6.

Si sólo se observa el caso de los alimentos y bebidas no alcohólicas, nuevamente en promedio, lo que en diciembre se adquiría en los supermercados y abastos con 100 bolívares ahora implica un desembolso de 136.

Frente a un "bolívar fuerte" que cada día pierde músculo, que se derrite frente al alza de los precios, la reconversión monetaria, después de la aprobación de créditos adicionales en la Asamblea Nacional equivalentes a $307 millones y estimados que apuntan a un desembolso de $400 millones por el sector privado para adecuarse, sólo ha servido, gracias a la resta de tres ceros a la moneda, para simplificar cálculos y registros contables en el país.

Elección difícil

Analistas coinciden en que la fuerza que impulsa los precios proviene de un desajuste donde muchos bolívares persiguen pocos bienes, de tal forma que el Gobierno podría disminuir el gasto para recortar la cantidad de dinero en la economía o elevar las tasas de interés para desestimular el consumo, pero los costos a asumir son altos.

La economía ha comenzado a desacelerarse y si se recorta el gasto público o se aumentan las tasas, se profundizaría la pérdida de empuje. En el tercer trimestre la economía creció 4,6% versus 8,6% en el mismo lapso del año pasado.

La opción de incrementar las tasas de interés, además de frenar el crecimiento al debilitar el consumo, tendría consecuencias para los deudores.

Si bien los créditos con atrasos en los pagos sólo representan 2% del total, las estadísticas de la Superintendencia de Bancos indican que entre septiembre de 2007 y septiembre de este año aumentan 109,64%.

Ante este escenario, la mayoría de los bancos de inversión y analistas coinciden en que en 2009 la inflación estará sobre 40%, con lo que la moneda seguirá perdiendo poder de compra.







TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2008    
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog