Sin avances en la extradición de Antonini Wilson

Por Venezuela Real - 9 de Diciembre, 2008, 22:01, Categoría: Prensa Internacional

Hugo Alconada Mon
La Nación - Argentina
09 de diciembre de 2008

El caso de la valija / No hay respuestas de EE.UU.
El reclamo de la Justicia argentina está por cumplir un año y permanece congelado

WASHINGTON.- El pedido de extradición de la Justicia argentina contra Guido Alejandro Antonini Wilson continúa en Washington. No se mueve de esta capital y, a punto de cumplirse un año de iniciada su tramitación, la requisitoria se encuentra en la Oficina de Asuntos Internacionales del Departamento de Justicia. Es un asunto "sensible", que se maneja "con cuidado", según indicaron a LA NACION fuentes oficiales norteamericanas.

La quietud del pedido de extradición molesta al embajador Héctor Timerman, que indagó varias veces -él mismo o a través de colaboradores- ante la administración Bush los motivos de la demora. Las respuestas que recibió siempre le resultaron insuficientes, según contó a LA NACION.
La requisitoria argentina es bien conocida por quienes trabajan en las áreas de la administración federal involucradas. Lejos de ser un expediente más, tiene nombre propio. "¡Ah, sí, el caso del venezolano, ¿no?", comentaron a LA NACION desde el Departamento de Justicia cuando se indagó sobre la suerte del pedido.

Pero el escándalo en sí que tiene a Antonini y a los gobiernos de la Argentina y de Venezuela como protagonistas es conocido en esta capital de otro modo. Lo llaman "valijagate", con una mezcla peculiar de español e inglés. Y se trata de un "punto pendiente" en la relación bilateral entre Buenos Aires y Washington, coincidieron demócratas y republicanos, por igual, ante LA NACION.

De manera notable, figuras cercanas al equipo del presidente electo, Barack Obama, y de la administración Bush señalaron el "valijagate" de manera espontánea -y entre las primeras de la lista- cuando se los consultó sobre qué une y qué separa a ambos gobiernos.

Dentro y fuera de los despachos oficiales norteamericanos explican que el escándalo no es algo "decisivo" en esa relación, pero que ahondó las diferencias abiertas por la Cumbre de las Américas de Mar del Plata, de 2005, y el acto de Hugo Chávez, en el estadio de Ferro, en marzo de 2007, cuando George W. Bush visitaba Uruguay.

Más aún, el caso reafirmó, para algunos, las sospechas imperantes en Washington sobre supuestos vínculos espurios entre Caracas y Buenos Aires.

"No creo que se trate de algo arraigado «profundamente» en la relación, pero ciertamente es un tema que hace que las autoridades norteamericanas quieran mantener cierta distancia de Buenos Aires", estimó el vicepresidente del centro de estudios Interamerican Dialogue de esta capital, Michael Shifter.

"Es un tema con mal olor, problemático y que despierta dudas legítimas en Washington. Pero la Argentina puede fácilmente reconstruir la relación con el paso del tiempo si no se repiten situaciones como ésta y se mueve de manera profesional", afirmó.

¿Qué implica eso? Demócratas y republicanos abocados al área latinoamericana aún lamentan la reacción argentina que vio en el caso una supuesta operación de inteligencia y que fomentó la percepción entre los argentinos de que la Justicia y los fiscales norteamericanos responden a los deseos del poder político de turno.

En rigor, las probabilidades de que un juez norteamericano extradite a Antonini en las actuales circunstancias son muy bajas, según indicaron a LA NACION fuentes vinculadas al caso. Se trata de un ciudadano norteamericano al que el ex presidente Néstor Kirchner y Cristina Fernández atacaron en público, al igual que otros altos funcionarios del Poder Ejecutivo, incluidos ministros y secretarios de Estado.

Para complicar aún más la eventual extradición, el Congreso argentino también aprobó una moción de condena contra él y los Estados Unidos. Y en el tercer poder del Estado argentino, el Judicial, el juez a cargo de la investigación, Daniel Petrone, llegó a su estrado de la mano de un Consejo de la Magistratura cuestionado en la propia Argentina por sus manejos políticos.

Antonini afirma, sin embargo, que quiere que se levante el pedido de extradición para, quizá, viajar luego a la Argentina. Parece contradictorio, pero no lo es. Lo que teme no es declarar en Buenos Aires, sino terminar luego en Caracas, donde considera que los riesgos físicos que afrontaría serían altísimos.

"¿Viajará a la Argentina para defenderse?", le preguntó LA NACION durante la entrevista que concedió en Fort Lauderdale.

"Sí... no lo sé", replicó antes de que su abogada, Theresa van Vliet, interrumpiera por única vez la conversación: "No puede responder esa pregunta aún, pero sí le garantizo algo, se defenderá de los cargos ante la Justicia argentina".





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2008    
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog