Bárbaros

Por Venezuela Real - 11 de Diciembre, 2008, 12:40, Categoría: Gente de Chávez

ELIZABETH ARAUJO
TalCual
11 de diciembre de 2008

Se fueron de madrugada, y en la despedida rompieron los muebles, dañaron computadoras y pintarrajearon, al parecer con excrementos, paredes de algunas oficinas, en una suerte de orgía destructiva bajo la creencia de que cumplían con un mandato revolucionario en contra de las nuevas autoridades. Fue así como Antonio Ledezma recibió la sede de la Alcaldía Mayor, ocupada durante años por un tal Barreto y cuyo nombre en un futuro podrá añadirse a la crónica administrativa, si no como enemigo de Caracas, al menos como el más holgazán de sus funcionarios. Para que este ritual alucinante del odio se ejecutara hacía falta un libreto: las ofensas que casi a diario y en cadena nacional salen de boca de un Presidente que no trabaja y que, encima, aspira a gobernar por siempre, como si los servicios prestados fuesen su mejor credencial para el premio de la reelección. Lo peor es que esta exhibición de hostilidad no sólo tuvo la permisividad de Miraflores, sino que contó con la impunidad que le confiere el silencio de la Fiscalía, la Contraloría y de la Defensoría. Días antes de su proclamación, Capriles Radonski supo que mediante decreto la Fundación del Transporte Social de Miranda pasaba al Minfra. Así la revolución preservaba el trofeo de los populares "autobuses rojitos". Un acto infantil propio de quien no sabe perder. Igual suerte tuvieron los hospitales, Bomberos y hasta la Policía regional, a la que por cierto la Darfa le retiró las armas, sin razones. Los revolucionarios no requieren justificaciones para sus actos. En Zulia, Gian Carlo Di Martino, el mismo que ha sido blanco de 42 denuncias ante la Fiscalía, le quitó a Maracaibo el estadio Pachencho Romero para que lo administren desde Caracas. Otras atrocidades, como el hurto de equipos y daños de computadoras, fueron reportadas por las nuevas autoridades de la alcaldía, pero es obvio que las denuncias no prosperarán. Entre la fiscal general y el diputado Isea preparan la celda para Manuel Rosales. Nada distinto ocurrió en Carabobo y Táchira, donde hasta la juramentación de los gobernadores ha sido impedida con la violencia inoculada en la militancia desde hace 10 años por los círculos bolivarianos y ahora convertida en expresión "magistral" por los ataques paramilitares del grupo La Piedrita. La pregunta es si este oprobioso inventario de desmantelamiento y destrucción de los bienes públicos será el mejor argumento para respaldar la reelección del líder único, o si nos espera otro vergonzoso espectáculo, como el de los magistrados y parlamentarios rumiando a coro –y en cadena nacional– el uh ah de la intolerancia. Por lo visto, en diez años, la revolución no ha abandonado su acción primaria, y todavía se mueve bajo el argumento de la tierra arrasada, como lo ilustró muy bien, con profunda sabiduría, el gobernador cobarde del 11A: "Por Chávez, el pueblo es capaz de matar".


 





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2008    
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog