Improcedente enmienda

Por Venezuela Real - 12 de Diciembre, 2008, 10:34, Categoría: Estado de Derecho

Gerardo Blyde
El Universal
12 de diciembre de 2008

Partiendo de la máxima jurídica cabe preguntarse: ¿es viable la enmienda?

Escuchando las argumentaciones que algunos diputados del chavismo han venido dando para tratar de darle sustento jurídico a la propuesta de enmienda que el presidente Chávez quiere hacerle a la Constitución, para permitirle postularse una y otra vez al cargo que ejerce y eliminar la prohibición expresa que señala que sólo pude ser reelecto por una vez y de manera inmediata, nos debemos referir a un entrevista en Globovisión dada por el diputado Calixto Ortega en la que, tratando de contradecir argumentos que dimos en días pasados, citó una máxima de derecho según la cual la enmienda es procedente porque "no está expresamente prohibida, por lo que pueden la Asamblea y el Presidente proponerla".

Al diputado Ortega, cabe recordarle la máxima de derecho público completa y quizás así se le aclare que es precisamente al revés de cómo pretendió usarla: "el ciudadano en democracia es libre y soberano, por tanto puede hacer todo aquello que no le esté prohibido por una norma jurídica preexistente, mientras que los poderes constituidos sólo pueden hacer aquello que les esté expresamente permitido por una norma jurídica preexistente". Es decir, el presidente y la asamblea sólo pueden hacer aquello que les esté expresamente autorizado.

Partiendo de la máxima mal citada y mal utilizada por el diputado Ortega, y siguiendo sus propios razonamientos, pero usando la máxima jurídica de manera completa y correcta, cabe preguntarse: ¿es viable constitucionalmente la enmienda?:

1. Una enmienda consiste en una modificación de una norma constitucional para realizar correcciones de forma, cuando la norma a corregir contenga gazapos. También pudiera enmendarse una norma cuando sea contraria con otras disposiciones constitucionales que lleven a conclusiones contradictorias que siembren dudas sobre su aplicación.

2. La modificación constitucional que se propone con la supresión en el artículo de la reelección presidencial de las condiciones previstas por el constituyente para que opere la reelección no es una enmendadura de forma para corregir un error o gazapo; se trata de la supresión de las dos condiciones expresas que el constituyente colocó y que el pueblo soberano votó, conforme a las cuales sólo de manera inmediata (para el período siguiente al que está en ejercicio) y por una sola vez puede presentarse un presidente en ejercicio a la reelección. No se corrige un error.

3. Tampoco existe contradicción entre esta norma y el resto de las disposiciones constitucionales que rigen las reelecciones. Por el contrario, existe una perfecta armonía entre las condiciones establecidas para la reelección presidencial y las establecidas para los demás cargos ejecutivos de elección popular; vale decir, que tanto la disposición referida a la reelección de gobernadores como la que establece la reelección de los alcaldes tienen las mismas dos condiciones: por una sola vez y de manera inmediata. La modificación tampoco pretende corregir contradicción alguna entre normas. Es clara la voluntad del constituyente en limitar los mandatos en cargos ejecutivos hasta un máximo de dos períodos consecutivos.

4. No siendo la "enmienda" propuesta para corregir errores o gazapos, ni para evitar contradicciones con otra norma constitucional, lo propuesto no es una enmienda, aun cuando así la denominen sus proponentes.

5. Ya los mismos proponentes hace un año estuvieron de acuerdo en que esa modificación no era una enmienda sino una reforma, pues la presentaron al pueblo venezolano como una de las más de sesenta reformas que pretendieron se aprobaran al texto constitucional. Al haber perdido el referendo quedó negada la propuesta modificatoria.

6. Fueron los mismos proponentes quienes hace un año se negaron a que cada propuesta de reforma se votara por separado, estableciendo sólo dos bloques en los que se contenían las reformas constitucionales que planteaban. Al quedar negado cada bloque, quedó negada cada una de las propuestas individualmente consideradas. No vale ahora la argumentación ramplona de que porque se consultó en referendo varias modificaciones aquello era una propuesta de reforma y esta que ahora presentan es una enmienda.

7. La propia Constitución establece que una vez negada por el pueblo una propuesta de reforma (y todas y cada una de las propuestas de reforma fueron negadas) no pueden sus proponentes (quienes son los mismos, Presidente y Asamblea), volver a presentarlas en el mismo período constitucional. Al presentarla, están violando la máxima que mal citó el diputado Ortega, pues están actuando en contra de la prohibición expresa en norma jurídica preexistente.

El debate apenas comienza y continuaremos sobre este tema en sucesivas columnas de opinión los próximos viernes.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2008    
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog