Fascismo a la venezolana

Por Venezuela Real - 14 de Diciembre, 2008, 17:38, Categoría: Gente de Chávez

Fernando Ochoa Antich
El Universal
14 de diciembre de 2008

El acto protocolar con motivo de la reunión de los 17 gobernadores chavistas, me dio pena venezolana. Escuchar al joven gobernador de Mérida decir, sin vergüenza alguna, que "los gobernadores están dispuestos a luchar por nuestro líder y a dar la vida por mantener el orden democrático" es repetir la triste historia de los eternos adulantes que siempre rodean a los hombres que detentan el poder. Así ocurrió con Napoleón, con Guillermo II, con Hitler, con Mussolini, con Franco, con Lenin, con Stalin, con Mao  y pare usted de contar. En Venezuela también  han existido esos especímenes políticos que se arrastran ante el poder. Sobraron durante los regímenes de Guzmán, de Gómez y de Pérez Jiménez. Estas reflexiones también las hice durante la reunión de la Asamblea Nacional en el acto de presentación de la enmienda constitucional y más que todo durante el bochornoso acto militar en donde el teniente coronel Hugo Chávez se dedicó a destruir todo lo que significa la institucionalidad militar en un régimen democrático. Pienso que eso obliga a retomar una importante polémica que trató de definir hace algunos años la esencia del régimen chavista
 
Esta discusión perdió interés al observar los venezolanos que el régimen chavista preservaba algunos elementos fundamentales de la democracia liberal. En esos años la discusión se centró en definir si el gobierno chavista era totalitario, fascista o autoritario. Históricamente esos regímenes no han sido totalmente similares entre sí. Un buen ejemplo de esta verdad son los fascismos que surgieron en Europa en la década de los treinta. El fascismo de Mussolini no es exactamente igual al de Hitler o al de Franco. En Italia no se persiguieron a los judíos sino después de la presencia militar alemana  al final de la Segunda Guerra Mundial. Tampoco se exageró la tesis de la raza aria. El fascismo español ha sido llamado por los estudiosos del tema fascismo clerical para resaltar la alianza entre el franquismo y la Iglesia católica. Esas diferencias también surgieron en los totalitarismos marxista. No es lo mismo Stalin que Mao o Fidel. Por eso pienso que el chavismo es un fascismo a la venezolana con sus propias características. Lo veo parecido al peronismo. Es importante entender que  el totalitarismo puede abarcar con facilidad a los regímenes fascistas, estalinistas, maoístas y hasta algunos gobiernos autoritarios militares.

Esos regímenes tienen características comunes y marcadas diferencias: el totalitarismo se caracteriza por la existencia de un partido único que se confunde con las instituciones del Estado, mediante una doctrina global que se manifiesta en todas las esferas de la actuación humana: economía, cultura, familia, religión, etc. Se exalta la autoridad de un solo líder que tiene un poder ilimitado  en todos los ámbitos de la sociedad. En teoría,  buscan formar a un hombre nuevo en una sociedad perfecta. Para lograrlo hacen uso ilimitado de la propaganda y de distintos mecanismos de control social y de represión. Considera al Estado en un fin en sí mismo, combate las ideas liberales y busca crear una sociedad militarizada. La frase de Mussolini resume la visión totalitaria: "todo en el Estado, todo para el Estado, nada fuera del Estado, nada contra el Estado". Fundamentalmente, la característica entre los totalitarismos fascistas y  marxistas radica en que los fascismos combatieron a muerte las ideas liberales, pero se vincularon estrechamente a la plutocracia a objeto de fortalecer el capitalismo. Los totalitarismos de izquierda combatieron las ideas liberales, pero destruyeron las estructuras del capitalismo.

Si analizamos al chavismo nos daremos cuenta que tiene características similares al totalitarismo, aunque mantiene sus propias particularidades:  el interés en constituir un  partido único; en fortalecer al Estado hasta lograr controlar todas las esferas del acontecer humano; la exaltación de un liderazgo permanente y único; la visión de una sociedad  militarizada; su ambición de formar a un hombre nuevo en una sociedad perfecta; el uso ilimitado de la propaganda y de distintos mecanismos de control social; su interés en destruir el liberalismo y el capitalismo y tantas otras que están a la vista. Se diferencia de otros fascismos o totalitarismos de izquierda en la conservación de las instituciones liberales, aunque las mantiene bajo su control. También el uso y abuso de la consulta popular. Esa forma de actuar también la tuvo Adolfo Hitler. Utilizó permanentemente el plebiscito para consolidarse en el poder. Por suerte los venezolanos tienen una mayor capacidad de lucha. No se han rendido. Estoy seguro que con valor y constancia derrotarán a Hugo Chávez en el referendo aprobatorio de la enmienda constitucional. No, a la reelección indefinida.





TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2008    
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog