El, él, él y después, ¡él!

Por Venezuela Real - 15 de Diciembre, 2008, 11:59, Categoría: Imagen gobierno / Chávez

Orlando Viera-Blanco
El Universal
15 de diciembre de 2008

Mientras Venezuela se cae más que Irak o Afganistán, a él lo que le importa es su reelección

Nada distinto a los intereses y propósitos del líder que habita al pie del Guaraira Repano, puede ser disentido ni discutido. Todo lo que él representa, es la agenda, es el plan de la nación: su poder y su seguridad; sus gustos y amistades. Es Mahmud Ahmadineyad, Fidel y Raúl Castro; es Mugabe; es Córdoba, Ortega, Correa y Evo; es Cristina la del maletín, Luckachenko y sus municiones, Medvedev y sus Sukhoi. Es un busto a Marulanda& Es la versión de Pérez Arcay del pensamiento Bolivariano (la que él profesa), ligado -por él, no por Pérez- a Cristo, a Mao o al abuelo de Noé: el Sr. Matusalén. Es creer en María Lionza, Tamanaco, Guaicauipuro o Túpac Amaru, al tiempo de postrarse por Chomsky o Ignacio Ramonet; realzar el pensamiento robinsoniano; el de San Martín, Martí o del Che, para aterrizar en los conpiscuos filósofos del entertainment, cómo Naomi Campbell, Danny Glover o Sean Pean.

Es lo que él dispone: refinerías en Matanzas, Cien-Fuegos y Santiago; plantas eléctricas y refinerías en Nicaragua o en Pernambuco (Brasil); petroquímicas en Aromo/Ecuador o Petroandina en Bolivia, mientras aquí se va la luz, el gas, y despilfarramos gasolina. Es lo que él concibe: campos de golf en Petare; gallineros verticales, satélites endógenos o cadenas a tropel. Es lo que a él le importa: la enmienda, su reelección y estar hasta el 2019 (o más), mientras en Venezuela caen más que en Irak o Afganistán. Son sus gustos: su avión, su séquito, sus trajes (y su voz) -de oliva y escarlata- testimonio fiel de sus extravagancias& que al cato de un dulce de lechosa, celda medios y adversarios, vulgarizando las angustias y asolando la paz. Es un cartier que no marca, la hora de la alternancia.

Es su intemperancia: afán de convertir en enemigo al adversario político, con lo que terminamos enemistados todos. Son los atentados a periodistas, disidentes o medios, cuyos victimarios -reposadamente- confiesan sus crímenes en rueda de prensa, a la vista (gorda) de las instituciones, mismas que intentan llevar a una mazmorra, al señor Rosales. Es lo que él define como modelo político ideal; el socialismo: que propone un partido único, un pensamiento único, un líder superior y eterno; bajo un esquema económico único: estatista, interventor y cooperativista, expresión de alienación y negación de la libertad individual. Es su noción de poder, anclado en el ataque, la confrontación, la batalla sin tregua. Es su forma de Estado: centralista; presidencialista; inmortal; militarista; miliciano y rentista, que penetra todos los poderes públicos, haciendo de éstos un antílope de él.

Es su uso innoble y maniqueo del lenguaje (y de la historia), que nos "inculca", por ser casta de aborígenes, mulatos y españoles, (raza bizarra de la cual estaba orgulloso Bolívar), una colonización sangrienta que enaltece el resentimiento, nos enfrenta y nos desune. Y nada más alejado de la verdad, por ser ese mestizaje un valor de multiculturidad, irreverencia y gentilicio que engendra anfitrionidad. Y es el derecho y la justicia lo que -él- se hace a la medida, con la colaboración de obedientes -ladinos y sumisos- que al grito de un "Uh, Ah ,Chávez no se va", hipotecan el país, mientras alquilan sus consciencias, a cambio de un sólo juramento: venerarlo a él, a él, a él y después a él.






TOME NOTA
de la dirección del
Nuevo Portal Principal

www.venezuelareal.org

Más información ...

Calendario

<<   Diciembre 2008    
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Suscríbete

Escribe tu email:

Delivered by FeedBurner

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog